Skip primary navigation

GARANTÍA

skip.tertiary.navigation

VEHÍCULOS FUERA DE USO

QUE DEBE HACER EL PROPIETARIO DE UN VEHÍCULO FUERA DE USO
De acuerdo con el Real Decreto 1383/2002 el usuario, una vez que ha decidido deshacerse de su vehículo, es responsable de entregar el vehículo en un centro autorizado de tratamiento o en su caso en una instalación de recepción.

QUE ES UN CENTRO AUTORIZADO DE TRATAMIENTO
Los centros autorizados de tratamiento (CAT) son instalaciones que cumplen todos los requisitos que marca la ley para poder dar un tratamiento medioambientalmente correcto a los vehículos al final de su vida útil. La primera operación a la que se someterán los vehículos será la descontaminación (separación o extracción de los fluidos y otros elementos peligrosos). Estos centros son autorizados por las respectivas Administraciones Autonómicas que deben verificar que cumplen con las nuevas exigencias legales.

CENTROS AUTORIZADOS
En la página web de SIGRAUTO www.sigrauto.com se pueden encontrar unos mapas interactivos que permitirán conocer al usuario los centros concertados que se encuentran más cercanos a su lugar de residencia. Todos estos centros tienen la ventaja de que aseguran que la entrega del vehículo no supondrá ningún coste para el usuario, mientras que en el resto esto sólo queda asegurado a partir del 1 de enero de 2007.

Si usted está interesado en conocer el resto de centros autorizados de tratamiento de su Comunidad Autónoma, debe solicitar la información a la Consejería de Medio Ambiente correspondiente.

QUE ES SIGRAUTO
La Asociación Española para el Tratamiento Medioambiental de los Vehículos Fuera de Uso (SIGRAUTO) está constituida por los principales sectores involucrados en el tratamiento de los vehículos fuera de uso, es decir, fabricantes e importadores de vehículos, desguazadores y fragmentadores, a través de sus respectivas asociaciones sectoriales (ANFAC, ANIACAM, AEDRA y FER). El objeto de SIGRAUTO es el de velar para que la aplicación de los requisitos que establece la nueva legislación sobre vehículos fuera de uso se lleve a cabo con los menores perjuicios posibles tanto para el usuario como para los sectores afectados.